METÁFORA Y ANALOGÍA EN UN SERVICIO DE INTELIGENCIA POLICIAL DE ARGENTINA
METAPHOR AND ANALOGY IN A POLICE INTELLIGENCE SERVICE OF ARGENTINA

© María Alejandra Vitale
Universidad de Buenos Aires
Buenos Aires, Argentina
alejandravitale@filo.uba.ar

RESUMEN
En el marco de estudio de la metáfora y la analogía planteado por Perelman (1970, 1978) y Perelman y Olbrechts-Tyteca (1989), el objetivo de este artículo es describir la construcción retórica de la Dirección de Inteligencia de Policía de la Provincia de Buenos Aires (DIPBA) y la identidad de sus agentes, en documentos preservados en el archivo de este organismo, abierto a su consulta pública en 2003. Específicamente, se analiza la concepción de la DIPBA como una fábrica o una empresa de producción, en la que los agentes oficiaron como operarios o profesionales expertos.

PALABRAS CLAVE:
metáfora, analogía, inteligencia, policial, identidad

ABSTRACT
Starting from a theoretical approach to metaphor and analogy proposed by Perelman (1970, 1978) and Perelman and Olbrechts-Tyteca (1989), this article describes the rhetorical construction of the Police Intelligence Directorate of the Province of Buenos Aires (DIPBA) and the identity of its agents. It does so through a close examination of documents preserved in the DIPBA archive, which has been open to public consultation since 2003. Specifically, the DIPBA is seen as a factory or a production company in which agents officiated as operators or expert professionals.

KEYWORDS:
metaphor, analogy, intelligence, police, identity

Introducción
Los servicios de inteligencia han acaparado el interés público en los últimos tiempos en Argentina. Hacia fines del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, tras la muerte del fiscal Alberto Nisman en 2015,(1) se disolvió la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE) y se creó la Agencia Federal de Inteligencia (AFI). Durante la presidencia de su sucesor, Mauricio Macri, se lanzó en 2016 el denominado “Programa de formación de agentes de inteligencia” dentro de un plan que fue presentado por su gestión como de profesionalización de los agentes de la AFI.(2)

Sin embargo, cabe destacar que investigaciones académicas que estudian servicios de inteligencia en Argentina desde una perspectiva retórico-discursiva demuestran que la identidad de los agentes como profesionales y expertos puede remontarse, por lo menos, hasta 1956 (Vitale, 2015, 2016).(3) En efecto, este es el caso de la Dirección de Inteligencia de la Policía de la Provincia de Buenos Aires (DIPBA), organismo que fue creado en 1956 –durante la autodenominada Revolución Libertadora que derrocó a Juan Domingo Perón en 1955- y disuelto en 1998, por decisión del Ministerio de Seguridad y Justicia de la Provincia de Buenos Aires –durante el gobierno de Carlos Menem-. El edificio donde funcionó y su archivo (que heredó algunos legajos de anteriores dependencias de “orden social y político”, fechados desde 1932) fueron cedidos en 2000 por la ley provincial N° 12642 a la Comisión Provincial por la Memoria y en 2003 –en la presidencia de Néstor Kirchner- fue abierto a su consulta pública. De este modo, se trata de una institución dedicada a la inteligencia que actuó durante casi toda la segunda mitad del siglo XX en la Argentina y que funcionó tanto en períodos dictatoriales como democráticos.(4)

El propósito de este artículo es describir el modo en que fueron retóricamente construidas la DIPBA y la identidad de sus agentes en una metáfora y una analogía que atravesaron la discursividad del organismo de inteligencia y que lo concibieron como una fábrica o una empresa de producción, en la que los agentes oficiaron como operarios o profesionales expertos. El corpus analizado está formado por una serie de legajos preservados en la denominada Mesa Doctrina del archivo, que fueron confeccionados en diversas coyunturas: durante la década del cincuenta, un año después de la apertura de la DIPBA, durante la última dictadura militar, que se extendió desde 1976 a 1983 y una vez retornada la democracia en Argentina, luego de 1983.(5)

A continuación, nos referimos a la metáfora y a la analogía a partir de las propuestas de Perelman (1970, 1977) y Perelman y Olbrechts-Tyteca (1958) -en relación con el concepto de campo retórico acuñado por Arduini (2000) y al vínculo que entablamos con las nociones de comunidad discursiva (Charaudeau y Maingueneau, 2005; Maingueneau, 1984, 1987; Maingueneau y Cossuta, 1995) y de memoria discursiva (Courtine, 1981, 1994, 2006, 2008)-, luego las analizamos en los discursos de la DIPBA y finalizamos con las conclusiones.

1. Metáfora, analogía, campo retórico, comunidad y memoria discursivas
Es sabido que Perelman considera la metáfora como una analogía condensada. Perelman (1970, 1977) y Perelman Olbrechts-Tyteca (1958) entienden la analogía como una similitud de estructuras cuya fórmula más general sería A es a B lo que C es a D. Llaman tema al conjunto de los términos A y B, que contienen el objeto del discurso y la conclusión, y denominan foro al conjunto de los términos C y D, que sirven para sostener el razonamiento. Para que exista una analogía, el tema y el foro deben pertenecer a campos diferentes, a dominios heterogéneos, a la vez que el foro es más conocido y familiar que el tema, cuya estructura debe clarificar o cuyo valor debe establecer.

Por otra parte, los autores destacan que gracias a la analogía se genera una interacción entre los elementos del tema y del foro, sobre todo en lo concerniente a la valoración o la devaluación de los términos del tema, es decir, sucede una transferencia de valor entre el foro y el tema. Perelman, asimismo, destaca que toda analogía estructura de cierta manera el tema, pone ciertas relaciones en evidencia y oculta otras, de modo que al describir un fenómeno destaca ciertas características y pone en sombra o minimiza otras. Interesa al mismo tiempo que Perelman agrega que ciertas épocas y ciertas tendencias filosóficas manifiestan preferencias en la elección del foro, puesto que ello implica que pondera la incidencia de factores sociohistóricos, a los que por nuestra parte sumamos los ideológicos (Eagleton, 1997).

En cuanto a la metáfora, Perelman plantea que se trata de una analogía condensada porque surge de la fusión de un elemento del foro con uno del tema. Al comentar el empleo de las metáforas en la filosofía, Perelman destaca tanto que las diversas visiones del mundo se distinguen por sus metáforas fundamentales como también que ciertas analogías y metáforas son elementos centrales de una visión de mundo. En este sentido, las afirmaciones de Perelman se emparentan con la perspectiva cognitiva sobre la metáfora elaborada por Lakoff y Johnson (1995), para quienes las metáforas modelan nuestra percepción de los acontecimientos, nuestra experiencia y nuestras acciones.

A los fines del análisis de la presencia y reformulación de la metáfora de la DIPBA como fábrica y como empresa en la discursividad de este organismo de inteligencia, resulta pertinente revisitar la noción de campo retórico acuñada por Stefano Arduini (2000). El campo retórico incluye los hechos retóricos, los acontecimientos que conducen a la producción de un texto retórico, y también “la vasta área de los conocimientos y de las experiencias comunicativas adquiridas por el individuo, por la sociedad y por las culturas” (2000: 47). Arduini (2000: 47) agrega que es “el depósito de las funciones y de los medios comunicativos formales de una cultura y, en cuanto tal, es el substrato necesario de toda comunicación¨. El campo retórico establece los límites comunicativos de una cultura pero el autor reconoce la existencia de campos retóricos como subconjuntos determinados -formados sobre la base del campo retórico más general- con particularidades derivadas de exigencias comunicativas específicas.

Por esto mismo, planteamos que es posible pensar el campo retórico en los límites más acotados de una comunidad discursiva tal como es definida por Dominique Maingueneau (1984, 1987): grupo o red de grupos productor de discursos de los que son inseparables su organización y su propia existencia en cuanto grupo. Para Maingueneau, una comunidad discursiva se constituye en relación con una memoria. Se trata de la memoria discursiva, entendida por J. J. Courtine (1981, 1994, 2006, 2008) como el retorno, reformulación u olvido, en la actualidad de un acontecimiento, de enunciados y modos de decir ya dichos con anterioridad. El campo retórico, en cuanto Arduini lo vincula con el eje diacrónico en el que se ha formado en el curso de la historia las vías expresivas que modelan una cultura o un subconjunto de ella, como lo son las comunidades discursivas, entraña así una memoria discursiva propia a determinada comunidad.

Desde estos enfoques, concebimos al grupo productor del Archivo de la Dirección de Inteligencia de la Policía de la Provincia de Buenos Aires (DIPBA) como una comunidad discursiva a la que le es inherente una memoria discursiva propia a un campo retórico integrado por la metáfora y la analogía que lo concibe como una fábrica y como una empresa y que le asigna a los agentes la identidad de operarios o profesionales expertos.

2. La DIPBA como fábrica y como empresa
En un documento fechado en 1957, a un año de la creación de la DIPBA, titulado “Central de Inteligencia. Organización”(6) y que funcionó como el primer reglamento interno del organismo de inteligencia policial, se identifica una metáfora fundacional que será reformulada como analogía en documentación posterior. En efecto, ese texto afirma, con referencia a los agentes: “Sus trabajos serán anónimos y su satisfacción como la de cualquier operario experto”. Se observa así que la metáfora sintetiza una analogía en la que los elementos del tema son el agente de inteligencia y la DIPBA, y los elementos del foro son un operario experto y una fábrica. En efecto, la metáfora fusiona un elemento del foro, un operario experto, con un elemento del tema, el agente de inteligencia.

Resulta de interés que dentro de este metáfora el “operario” sea calificado de “experto” porque la identidad del agente de inteligencia es valorada atribuyéndole un saber especializado. Esto mismo se manifiesta cuando el documento se refiere al “estudio y análisis de las informaciones” y a la “capacidad” del personal, que debe tener cierta competencia específica, puesto que se refiere a él con los sintagmas “personal competente” y “personal especializado”.

Como memoria discursiva, esa metáfora es reformulada y amplificada en una analogía en el documento titulado “Estudio y análisis. Ideas Rectoras del Reglamento de Inteligencia”(7), fechado en 1982, hacia fines de la última dictadura militar. En efecto, el documento sostiene:

deberá la Inteligencia policial poseer las características de una excelente y muy buena empresa de producción y comercialización. La misma puede considerarse como una organización destinada a la elaboración de un producto (conocimiento), que tendrá como utilidad u objetivo el actuar en concreto, que será elaborado con materias primas (noticias, datos, informaciones), y trabajo. Este producto deberá ser manufacturado a los fines de llegar a las distintas demandas y consumidores, eslabones de la cadena de comando o niveles de conducción de la fuerza (p. 8).

En la cita se entraman, al menos, tres analogías. En una analogía los elementos del tema son la DIPBA y el conocimiento, y los elementos del foro son la empresa y el producto. En otra los elementos del tema son las “noticias, datos, informaciones” y el conocimiento y los elementos del foro son las materias primas y el producto elaborado. En la tercera analogía se identifican dentro del tema el conocimiento y los niveles de conducción de la policía y dentro del foro, el producto manufacturado y los consumidores.

Retomando las propuestas de Pelerman y de Perelman y Olbrechts-Tyteca sobre la influencia que el foro ejerce sobre el tema, se destaca en la metáfora y las analogías comentadas que la DIPBA y su trabajo son entendidos en términos capitalistas de producción. De esta manera, son inherentes a una visión de mundo pro capitalista en coyunturas históricas en las que la Guerra Fría estaba vigente. En términos de Arduini, se trata de vías expresivas que modelan a favor del mundo capitalista, en este caso en un subconjunto de la cultura, específicamente la comunidad discursiva de la DIPBA.

Esto se reitera cuando “Estudio y análisis. Ideas Rectoras del Reglamento de Inteligencia” sostiene que el ciclo de inteligencia policial y la “Doctrina Nacional de Inteligencia”, en la que ese ciclo se basa, están inspirados en “las técnicas científicas e investigativas de trabajo, iniciadas por Tylor y Fayol” (p. 8). En efecto, F. W. Taylor fue el padre de la denominada Administración científica, ligada al desarrollo capitalista de Estados Unidos, lo mismo que la teoría sobre la administración de H. Fayol, lo cual confirma ese universo ideológico pro capitalista que está en las bases de la comunidad discursiva de la DIPBA.

Esta ideología pro capitalista se ratifica en el hecho de que el documento use la expresión “el mundo occidental” (p. 2), característica de la Doctrina de Seguridad Nacional y de la Guerra Fría con referencia al mundo capitalista, anticomunista y “democrático” hegemonizado por Estados Unidos (de Rezende, 2001; García, 1991), que es defendido por los agentes de la DIPBA.

En otro documento producido durante la última dictadura militar, denominado “Staff (o Inteligencia como área)” (8) retornó también como memoria discursiva la analogía hasta aquí analizada, reformulada del siguiente modo: los elementos del foro son el Director de una empresa y el Staff, y los elementos del tema son el Jefe de la Policía y el Estado Mayor Policial. La similitud de estructuras está dada en que así como el Director de una empresa tiene un grupo de expertos y especialistas, el denominado Staff -que lo asesora para tomar una decisión-, el Jefe de Policía tiene un Estado Mayor, del que la Inteligencia es un área, para que asimismo le dé información y asesoramiento para tomar una decisión. El documento, por otra parte, utiliza la palabra “analogía” en dos oportunidades. Al inicio, el enunciador afirma:

Para una mejor comprensión del tema, trataré análogamente el mismo con la organización de una Empresa, la cual necesita cada vez, con mayor profusión, especialistas y expertos.

El enunciador explicita que usa la analogía para que se comprenda mejor el tema que está abordando, la inteligencia policial, de allí que los elementos del rema, el director de una empresa y su Staff, sean más conocidos -y públicos- que los elementos del tema, el jefe de policía y su Estado Mayor, incluida el área de inteligencia. En esta analogía, asimismo, retorna como memoria discursiva la identidad valorada del agente de la DIPBA como un experto, que ya se identificó desde 1957.

Por otra parte, al final del documento el enunciador sostiene:

Ya se han delimitado claramente, en la analogía con la Empresa, las funciones de la línea y las del staff aclarando también que los expertos de staff tienen en la actualidad una nueva y más grande contribución a la dirección moderna.

De esta manera, la analogía usada vuelve a otorgar a los agentes de la DIPBA la identidad valorada de expertos, a la vez que sigue manifestando la ideología pro capitalista que se expresa también en el préstamo del inglés en la palabra staff, propia del mundo empresarial, que ya está incluida en el título del documento, “Staff (o Inteligencia como área)”.

Es para resaltar que en pleno período democrático de Argentina, retorna condensada bajo la forma de metáfora la analogía donde el elemento del foro es “materia prima”. De esta manera, un Manual de Inteligencia y de Contrainteligencia, fechado en 1992,(9) al referirse al denominado “Ciclo de inteligencia”, sostiene:

En síntesis, significa /el Proceso de Información/ transformar la información (materia prima) en el producto elaborado. Se destaca como el paso que reviste mayor importancia en el Ciclo, y por tal circunstancia deberá ser asumido por personal especializado y/o capacitado en los aspectos de que trate. (p. 4)

La metáfora manifestada en “materia prima” sintetiza una analogía donde los elementos del tema son la información y la inteligencia, por un lado, y, por otra parte, los elementos del foro son la materia prima y el producto elaborado. De este modo, la metáfora fusiona un elemento del foro, la materia prima, con uno del tema, el producto elaborado.

El documento enumera las cuatro secuencia de actividades que integran el Ciclo de Inteligencia y en el que se ubica como tercera secuencia la actividad llamada “Proceso de Información”, en la que se inscribe la metáfora de la “materia prima”. Estas secuencias son las siguientes: 1. Dirección del esfuerzo de obtención de información: plantea la necesidad de hacer Inteligencia y los interrogantes a responder. 2. Reunión de Información: incluye la búsqueda de la información por parte de un agente que puede o no pertenecer a la DIPBA. 3. Proceso de Información: es la secuencia más importante del ciclo y consiste en el proceso propiamente dicho de producción de inteligencia, es decir el pasaje de la información “en bruto” a producto elaborado. Incluye diversos pasos, como la evaluación de la información mediante códigos que clasifican las fuentes, su valor y el grado de exactitud de la información y finalmente la interpretación, que consiste en extraer conclusiones de la hipótesis aceptada como válida. 4. Diseminación de la información: su difusión a la autoridad u organismo que la necesita para tomar una decisión.

Este ciclo de Inteligencia, cuya tercera etapa es la metaforizada por la DIPBA como la transformación de la “materia prima” en producto elaborado, es el mismo que sigue vigente en la actualidad en los servicios de inteligencia, según lo describe Navarro Bonilla (2004).

Conclusiones
El análisis realizado en los documentos de la DIPBA confirma que tal como lo afirmaran Perelman y Perelman y Olbrechts-Tyteca ciertas metáforas y analogías son centrales en una visón de mundo, que en el caso estudiado legitiman el mundo capitalista y colaboran asimismo a legitimar las prácticas de vigilancia y represivas contra quienes se opusieron al capitalismo y que en la discursividad de la DIPBA se sintetizó en la expresión “la subversión” (Vitale y Bettendorff, 2015; Vitale, 2017). En este sentido, es pertinente extender las apreciaciones de esos autores y entender que las preferencias en la elección del foro en las analogías y en las metáforas inciden factores ideológicos.

Cabe destacar que una vez recuperada la democracia en la Argentina sigue vigente en el campo retórico característico de la DIPBA la metáfora y la analogía que la construyen como una empresa y les brinda a sus agentes la identidad valorizada de expertos. La inercia propia a la retórica burocrática pero también la vigencia de la ideología pro capitalista, aunque ya despojada de la Doctrina de la Seguridad Nacional, explicarían la presencia de aquellas figuras retóricas en la discursividad de la DIPBA durante su actuación en democracia.

En este sentido, constatamos también que el grupo productor del archivo DIPBA como comunidad discursiva estuvo atravesado por una memoria discursiva que contribuyó a cohesionar a sus miembros en torno a la apreciada imagen de expertos y que colaboró, asimismo, a legitimar sus prácticas de inteligencia, que durante la última dictadura militar se superpusieron con las represivas (Chiavarino, 2017).

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
ARDUINI, S. (2000). Prolegómenos a una teoría general de las figuras. Murcia: Universidad de Murcia.

CHARAUDEAU, P. y MAINGUENEAU D. (2005). Diccionario de análisis del discurso. Bs. As./ Madrid: Amorrortu.

CHIAVARINO, N. (2017). Estrategias retórico-argumentales en informes de censura literaria de la última dictadura cívico-militar (tesis de Maestría en Análisis del Discurso). Universidad de Buenos Aires, Facultad de Filosofía y Letras, Argentina.

COURTINE, J.-J. (1981). Analyse du discours politique (le discours communiste adress aux chrétiens). Langages, 62, 19-128.

_____ (1994). Le tissu de la mémoire: quelques perspectives de travail historique dans les sciences du langage. Langages, 114, 5-12.

_____ (2006). Metamorfoses do discurso político: derivas da vida pública. São Carlos: Claraluz.

_____ (2008). Discursos sólidos, discursos líquidos: a mutação das discursividades contemporáneas. Sargentini, V. y Gregolin, M. (orgs.) Análise do discurso. Herenças, métodos e objetos. São Carlos: Claraluz.

EAGLETON, T. (1997). Ideología. Buenos Aires: Paidós.

GARCÍA, A. (1991). La doctrina de la Seguridad Nacional. Buenos Aires: Centro Editor de América Latina.

KAHAN, E. (2008). ¿Qué ves cuando me ves? Los judíos en el archivo de la Dirección de Inteligencia de la Policía de la Provincia de Buenos Aires. Tzintzun. Revista de Estudios Históricos, 47, 221-248.

LAKOFF , G. y JOHNSON, M. (1995). Metáforas de la vida cotidiana. Madrid: Cátedra.

MAINGUENEAU, D. (1984). Géneses du discours. Liège: Mardaga.

_____ (1987). Nouvelles tendances en analyse du discours. Paris: Hachette.

_____ (2002). Problèmes d’ethos. Pratiques, 113/114, 55-67.

_____ (2014). Retour critique sur l’éthos. Langage & Société, 149, 31-48.

MAINGUENEAU, D. y COSSUTTA, F. (1995) L'Analyse des discours constituants. Langages, 117, pp. 112-125.

NAVARRO BONILLA, D. (2004). El ciclo de inteligencia y sus límites, Cuadernos constitucionales de la Cátedra Fadrique Furió Ceriol, 48, 51-65.

PERELMAN, Ch. y OLBRECHTS-TYTECA L. (1958) Traité de l’argumentation, la nouvelle rhétorique. Paris: Presses Universitaires de France.

PERELMAN, Ch. (1970). Le champ de l’argumentation. Bruxelles: Éditions de l’Université de Bruxelles.

PERELMAN, Ch. (1977). L’empire rhétorique. Rhétorique et argumentation. Paris: Librairie Philosophique J. Vrin.

REZENDE, M. J. de (2001). A ditadura militar no Brasil. Repressão e pretensão de legitimidade 1964-1984. Londrina: Universidade Estadual de Londrina.

VITALE, M. A. (2016) Vigilar la sociedad. Estudios discursivos de inteligencia policial bonaerence. Bs. As.: Biblos.

_____ (2015). The rhetoric of surveillance in the Archive of the Intelligence Directorate of the Police of the Province of Buenos Aires. Cosmopolis. Revue de Cosmopolitique, 2, 63-68.

_____ (2017). Análisis del discurso y archivos de la represión en Argentina. Conexão Letras, 12 (18), 53-62.

VITALE, M. A. y BETTENDORFF, M. E. (2016). Memoria discursiva de ‘la subversión’ según la DIPBA. Estudios del Discurso, 2 (1),17-38.


____________

1 El 18 de enero de 2015, el fiscal Alberto Nisman, que encabezaba la investigación sobre el atentado terrorista contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) sucedido en Buenos Aires en 1994, fue encontrado muerto en su departamento, presumiblemente asesinado un día antes de una explosiva declaración que haría en el Congreso.

2 Según declaraciones de la AFI al diario La Nación, "a fines de 2015 se inició un proceso de cambio en la gestión donde la profesionalización empezó a regir como pilar fundamental de una nueva cultura de inteligencia en el organismo". Ver La Nación, “Espionaje: así recluta la ex –SIDE a los nuevos agentes de la era macrista”, 25/06/2018.

3 Ver los proyectos UBACyT 20020120200039 y 20020150100238BA, subsidiados por la Universidad de Buenos Aires, y el proyecto PICT 2015/ 3712, subsidiado por la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica.

4 En Argentina, a partir del golpe de Estado de 1955 que derrocó a Juan Domingo Perón, se sucedieron gobiernos democráticos que a su vez fueron derrocados por golpes de Estado que instalaron un gobierno civil títere de las Fuerzas Armadas en 1962 y dictaduras militares en 1966 y en 1976. En 1962 y en 1966 los gobiernos derrocados habían surgido de elecciones con el peronismo proscripto.

5 Como la mayoría de los archivos de los servicios de inteligencia y las policías políticas, el de la DIPBA está organizado en torno a un gran fichero. Las fichas – ordenadas alfabéticamente- remiten a los expedientes, que son la unidad documental. Los expedientes eran clasificados según factores: político, social, económico, religioso, estudiantil, laboral. La información era luego analizada a través de la estructura en Mesas. La Mesa A contiene un registro de actividades político partidarias, estudiantiles y de gobierno. La Mesa B registra información básicamente sobre la actividad sindical y fabril. La Mesa C (Comunismo) reúne información sobre personas, organizaciones y actividades calificadas de comunistas por la DIPBA. En la Mesa De se elaboraban expedientes a partir de los registros de las organizaciones de la sociedad civil: asociaciones cooperadoras (de escuelas, hospitales, policía y bomberos), bibliotecas, centros culturales, cooperativas, clubes (deportivos y recreativos), asociaciones de colectividades, peñas, agrupaciones generales, comisiones de homenaje y festejos, sociedades de fomento, así como entidades religiosas. La Mesa Ds tenía por finalidad registrar toda clase de actos de sabotaje, caracterizados como “subversivos” y/o “terroristas”, que ocurrían en la provincia de Buenos Aires o en el resto del país. En la Mesa Referencia se elaboraban expedientes para todo aquello que no podía ser clasificado en alguna de las mesas o que les interesaban a todas, como leyes y disposiciones. La Mesa Doctrina contenía documentos sobre la metodología de trabajo interna de la DIPBA (Kahan, 2008).

6 Archivo DIPBA, Mesa Doctrina, Legajo 25.

7 Archivo DIPBA, Mesa Doctrina, Legajo 57.

8 Archivo DIPBA, Mesa Doctrina, CAJA 2702, Legajo 75.

9 Archivo DIPBA, Mesa Doctrina, Leg. 280.